Noticias

Music Radar entrevista a Philip Selway

La siguiente es una entrevista publicada por Music Radar hace unos días, que data de el año pasado, un breve tiempo después de la salida de Familial, disco solista de Philip Selway.

Phil habla soble los cambios que experimentó al pasar de la batería a la voz, el entorno con los músicos y cómo estos moldearon la forma de tocar las canciones en vivo de distintas maneras, así como el tema principal del disco. He aquí traducida por completo.


Brindando los beats detrás de Radiohead, Phil Selway ha gozado de un nivel de elogio con el que muy pocas bandas jamás soñaron. Emergiendo como la más brillante y atrevida banda de rock de la Gran Bretaña noventera, Radiohead orilló los límites musicales con la sacudida que le metieron a la industria musical con el método de lanzamiento de In Rainbows de paga lo que quieras.

“Creo que fue algo que hicimos en ese momento porque sentimos que era un modo emocionante de lanzar un disco”, dice Phil recordando.

“La gente decía: ‘¿Esto es el nuevo modelo de negocios de la música?’. Esa nunca fue nuestra intención. Era un poco por diversión. Se nos acusó de devaluar la música pero le estábamos suscitando la pregunta en la gente que quería escuchar: ¿Cuánto valor le das?”

Para alguien acostumbrado a llenar estadios con memorables canciones de rock, Phil le apuntó al extremo opuesto del espectro musical con su debut solista, Familial. Es un álbum intensamente personal de tranquila introspección, lleno de cautivadoras melodías.

Rhythm se reunió con el multi talentoso señor Selway el invierno pasado en las oficinas centrales de Zildjian en el Reino Unido, en el momento en el que Radiohead trabajaba en su nuevo álbum The King of Limbs, el cual era todavía un secreto.

¿Por qué decidiste hacer tu propio álbum?

“Cuando empecé a tocar la batería, a los 14 o 15, empecé escribiendo canciones. Escribí durante unos dos años pero cuando empezamos Radiohead se hizo muy notable bastante rápido que sólo quería concentrarme en tocar la batería.

”Con Thom [Yorke] tenías a alguien que es un prolífico compositor y ese parecía ser el material que nos quedaba a los cinco con lo que hacíamos. Componer canciones lo pasé a un segundo plano por unos 15 años. Hace siete u ocho años las ideas musicales empezaron a surgir y acumularon impulso, lo que llevó a una masa crítica hace tres o cuatro años.

”Vi que ya tenía un buen número de canciones. No estaban terminadas, la parte lírica era escasa y en ese momento no sabía si podría cantar. Sentía como que tenían un carácter muy diferente y mucha de mi personalidad, por lo que no las vi como material apropiado para Radiohead.

”Supongo que fue ahí cuando tomé la decisión de hacer un disco. También ya casi andaba por los 40, y ya ves que uno pasa lista de lo que no ha hecho todavía. Eso fue lo más fuerte en realidad, así que todo fue como una transición natural.

”A pesar de que había estado con Radiohead por un par de décadas y había sido una gran parte del proceso de composición y arreglo, al estar en ese punto donde era la voz en el centro había aún mucho que aprender. Sentí que había empezado rezagado, teniendo que aprender ciertas cosas desde cero, pero fue muy emocionante.”

¿Ponderaste la expectación, dado el éxito de Radiohead?

“En lo absoluto, y afortunadamente fui capaz de trabajar bastante fuera del radar. Incluso aun habiendo grandes pasos que dar, como tratar de hallar una voz para cantar, pude darlos lejos de los reflectores.

”No creo que mucha gente supiera que estaba trabajando en mi propio disco por un rato, y eso estaba bien. Tan solo saber que si iba a sacar algo, no podía estar a medio hacer, tenía que ser algo que sintiera que fuera tan bueno como pudiera realizarlo, y tenía cierta cantidad de control de calidad en marcha.

”Al mismo tiempo pienso que al llegar a tal punto tuve ciertas cosas a mi disposición, como un estudio donde trabajar. Estaban también los músicos que me metieron en el proyecto 7 Worlds Collide en 2008 mientras trabajaban en él. Casi nadie es tan afortunado de trabajar con músicos como Lisa Germano, Sebastian Steinberg y Glenn [Kotche], y Pat [Sansone] de Wilco.

”Sabía que por la historia de Radiohead tenía que salir algo bueno. Tenía que sentir que era bueno antes de editarlo, pero para llegar ahí tuve también algunas ventajas que me ayudaron en el camino.”

¿No te sorprendió lo que se te ocurrió? No es un álbum de percusión, es una colección de canciones.

“Es en cierto sentido como las canciones salieron. Cuando las estaba escribiendo, me encontraba en una extraña posición para mí donde simplemente no podía escuchar las partes de batería. Eso por lo general no es problema con Radiohead. Ahí surge bien rápido, pero aparte de la única canción donde yo hago la batería, ‘A Simple Life’, no podía escuchar las partes de batería.

”Supongo que por el modo en el que quise abordar el disco, es bastante delicado, quieto en a su manera. Es sólo que no hallaba un modo para llegar de forma que involucrara percusiones o desde un punto de vista de un conjunto. Inicialmente pensé que tal vez no tendría nada de batería, y entonces mediante 7 Worlds Collide conocí a Glenn Kotche.

”El sólo ver cómo Glenn tomaba las partes de batería y juntándolas en ‘[The] Ties That Bind Us’, la cual había escrito como parte del proyecto, fue una absoluta revelación. Con la batería es muy difícil lograr delicadeza sin sonar demasiado detallista o demasiado estándar, y Gleen es todo menos eso.

”Él es el baterista más impresionante, un percusionista bien instruido y un compositor de conjuntos de percusión, de ahí que pueda integrar todos esos elementos. Tiene una idea original sobre cómo arreglar baterías y percusiones, y juntar todas las partes. Ahí pude ver que ese elemento tenía un alcance en la música. Me senté a ver a Glenn, pensando ‘Ojalá yo pudiera hacer eso’. Es un sorprendente y fascinante baterista.”

¿Qué clase de arreglo estaba haciendo?

“Estaba sentado tocando una batería con tubo puesto en su boca. ¿Qué pasa ahí? Está soplando dentro de los armazones para que las cabezas se levanten mientras toca. A mí jamás se me habría ocurrido hacer eso.”

¿En dónde grabaste el álbum?

“Fue hecho casi por completo en el estudio de Radiohead a las afueras de Oxford. Eso fue en septiembre cuando Lisa, Sebastian, Glenn y Pat vinieron en una quincena, y nos pusimos a armar la mayoría del material. Parte del material se grabó en el estudio de nuestro management, un lugar llamado Courtyard. Ahí fue donde en verdad me puse a trabajar para hallar una voz para cantar, con Ian Davenport, quien produjo el disco.

”Casi un año antes de realizar el disco nos reuníamos seguido para probar diferentes cosas, hasta que algo al final persistió, que fue “Beyond Reason”. Esa fue la primera canción con voces que escuché y pensé: ‘Suena casi convincente.’ Algo del trackin se hizo ahí. ‘[The] Ties That Bind Us’ se grabó el estudio Auckland de Neil Finn cuando estaba con 7 Worlds Collide.

”Hay un disco que emergió de ese proyecto, llamado The Sun Came Out. Todo ese proyecto se juntó para hacer que compositores y músicos escribieran y grabaran todos juntos un álbum en dos semanas y media, y entones realizar algunas presentaciones en vivo al final.

”Encontré ahí un huequillo y pude traer un par de canciones a ese proyecto, y esa fue la que escribí [‘Beyond Reason’] mientras estaba ahí, y estableció el grupo de músicos que tocaron en el disco.”

¿El haber hecho un disco te ha dado una perspectiva distinta sobre cómo enfocarte en la batería?

“Cualquier cosa que amplíe tu musicalidad siempre se mueve en la forma que escribes partes para batería o guitarra. Al estar en Radiohead por 20 años, incluso aun sin tocar los otros instrumentos, se adquiere una buena percepción de cómo todo embona entre sí, pero no es sino hasta cuando realmente lo haces por ti mismo cuando de verdad te enteras de lo que hay dentro.

”Se espera que eso tenga un efecto positive en cómo respondes a ello como baterista.”

¿Tomaste inspiración de alguna fuente en particular para componer? Hay matices de Nick Drake.

“He escuchado a Nick Drake una absurda cantidad de veces durante años, y entonces todo eso se va filtrando dentro de ti sin que te des cuenta. Cuando empecé a trabajar en el disco puse litas de reproducción de gente que sabía que estaba en sintonía con lo que queríamos hacer.

”Eran gente como Will Oldham y Lisa Germano, por lo que la naturaleza de las canciones y la naturaleza de mi voz, que estaba saliendo, fueron muy silenciadas y supongo que eso fue lo que tomé de ellos.

”Ello se sintió como un lugar natural donde pudiera estar. Se sintió más que una extensión de mi voz normal, en lugar de tratar de ponerte tu sombrero de rock o tu sombrero operático o algo así. Se sintió como una extensión de mí, así que eso fue lo que tomé de la gente vocalmente.”

Líricamente, Familial es un álbum muy personal. ¿Te sientes cómodo sacando todo esto al mundo?

“Me sentí cómodo al momento de terminar el disco. Desde un punto de vista lírico, me tomó bastante tiempo llegar ahí. Hay cosas que sientes que no quieres compartirlas, así que no las pones. No deseas tener el mal pago de que la canción sufra porque le estás sacando algo si se siente especialmente emotiva, pero al mismo tiempo estás consciente de tu familia, amigos, compañeros.

”Está genial hablar de ti, pero siempre tienes en mente de dónde tomas esas inspiraciones. No quieres comprometer a nadie en ningún sentido. He ahí la razón de por qué todo recae en mí, si es que eso tiene algún sentido. Son cosas que me siento cómodo hablar sobre mí.”

¿Has tocado algo del disco en vivo?

“Sí, primero cuando fui con Lisa Germano e hicimos unos shows por dos semanas en Italia, España y Portugal. Mezclamos en el repertorio de la mitad con canciones de ella y la otra mitad con canciones mías. Funcionó muy bien y cuando estaba saliendo el disco hice un par de presentaciones en Japón y el Reino Unido, donde le abrí a Wilco, e hice algunos shows propios por todo el continente.

”Para ello tenía una banda distinta que me acompañó, con Alex Thomas, otro baterista fantástico. Era un quinteto (tal parece que siempre ando en bandas de cinco miembros por alguna razón), y dado que son diferentes músicos tocando el mismo material, se iba a interpretar de forma distinta.

”Llegan con diferentes voces musicales, así que ha sido interesante cuánto puede cambiar la música, de alguna forma la han cambiado y ahora es más una dinámica en vivo. El disco es muy cercano y personal, y no sé si eso necesariamente se traduciría bien en todo un show en vivo. El lado rítmico de las cosas aparece un poco más en vivo.”

¿Le das mucha guía en vivo a Alex?

“No la necesita, de verdad. Es un baterista muy logrado. Cuando se está en una banda, todos hacen sugerencias sobre lo que los demás hacen y eso es parte del diálogo, o debería serlo.

”Supongo que he estado buscando gente que yo sepa que tiene un enfoque muy diferente y parte de lo divertido en ellos es decir ‘Bien, hagan lo que quieran’, y ver cómo todo se enreda a partir de ahí.”

¿Cómo te sientes al pararte sobre el escenario sin la batería que medie entre ti y la audiencia? ¿La batería es un escudo protector?

Sí y no. Tocas el instrumento, lo cual está bien cuando todo se asienta perfectamente, pero en el momento el que algo sale levemente mal, te sientes desnudo ahí arriba porque sientes ese sonido espantoso yendo a través de todos los demás. No es que hagas un acorde mal y todos digan ‘¿Quién hizo eso?’, ¡sino que es la batería! Pero tienes razón, físicamente existe un cordón alrededor de ti.”

¿Te sientes cómodo saliendo de ahí?

“Cada vez me siento más cómodo. El primer show que hice con lisa, que fue en Turín en el Easter de 2010, se sintió medio raro. Te subes en el escenario, te colocas en posición y sólo lo haces, pero estás medio desconectado de todo ello también.

”Fue un lugar muy incómodo para estar. Ha sido una aguda curva de aprendizaje este año. No es tanto musicalmente porque en el show acarreas más que música. Es tu personalidad sobre el escenario. Se siente un lugar muy vulnerable para estar. No te puedes esconder. Y así como hallas tu voz para cantar, hallas tu voz normal en los intermedios de las canciones.

”El modo en el que lo veo es que con la música que podía crear fuera de la vista de los demás y llevarla a un punto donde me sintiera feliz con ella antes de pasársela a la gente, pero con el material en vivo no otra forma de aprender que salir y hacerlo. Debes aprender rápido pero al mismo tiempo es algo tosco en el inicio.

”Los aspectos técnicos, como pisar los pedales que no son a destiempo, la afinación, que tu guitarra esté siempre conectada, son detalles pequeños pero propios del show. Es aprender de todo eso, el lado técnico, sentirse a gusto con ello, lo cual estaba a medida que avanzaron las presentaciones.

”Tan sólo sentir que la gente está pagando dinero para verte actuar y que tienen cierta expectación, especialmente con la banda de donde vengo y querer llegar hallar esas expectativas. Lo que no quieres es mandar a la gente molesta por una mala tarde.

”Existe el potencial de un montón de cosas a considerar mientras tocas, lo cual es el punto en el que te quieres enfocar al tocar. Es como aprender a conducir, hay muchas cosas: espejo, señal, maniobrar, y hasta que todas esas cosas no te salen por instinto entonces no te puedes concentrar en encontrar tu comodidad como conductor.

”A medida que las presentaciones llegaban al final, sentí que todo se estaba conjuntando. Alex Thomas tomó fotos durante todo ese tiempo y viendo las primeras luzco bastante incómodo. Al final, veo las fotos y pienso que ahí está el problema. Ha sido fascinante desde ese punto de vista, aprender sobre la técnica escénica. Me hizo dar el cien.”

¿Va la gente a tus shows y exige escuchar “Karma Police”?

Sólo hubo un momento, en el Bestival, alguna encantadora persona gritó ‘¡Toca “Idioteque”, pen***o!’, y pues no lo hice. Ha sido todo más sencillo desde que el álbum salió. No es un show de Radiohead.

¿Te pasa que quieres pegarles duro a los tambores después de no haberlos tocado?

“Me sentí bastante nervioso regresar a la batería, pues hacer mi propio material era una mentalidad completamente diferente. Es como si empleara dos partes diferentes de mi cerebro. Te hace volver a pensar el modo en el que haces las cosas.

”No hay mucho que quiera aprender ahora. He hecho recientemente un libro guía: todas aquellas cosas a las que no me he acercado. George Lawrence Stone y cosas así. Pensé: ‘Voy a salir e ir por ello, expandir los surcos de mi vocabulario’, así que he vuelto con un vigor renovado.

”Ya tengo mi disco, ha abierto algo de espacio en mi mente y me permitió regresar con todo el enfoque.”