OK Computer

Canciones:

  1. Airbag
  2. Paranoid Android
  3. Subterranean Homesick Alien
  4. Exit Music (For A Film)
  5. Let Down
  6. Karma Police
  7. Fitter Happier
  8. Electioneering
  9. Climbing Up The Walls
  10. No Surprises
  11. Lucky
  12. The Tourist

Sencillos: Paranoid Android, Karma Police, No Surprises

Lanzamiento: 16 de Junio de 1997 ( hace 21 años )

Duración: 53:25

Producción: Nigel Godrich

Otras producciones: No Surprises/Running from Demons, Airbag/How Am I Driving?, OK Computer - The Singles

La expresión más bella del dolor es OK Computer. Paranoia, tristeza, desconocimiento, sensibilidad, ira, neurosis, estética se conjugan en cada una de la canciones de este disco, los sentimientos que te hace percibir son diversos y todos ellos compuestos y complejos, como un rocío de sentimientos en todo tu subconsiente. La ficción de una felicidad inducida por los medios se ataca a sus raíces de manera fuerte con este disco, “… Let down and hanging around, crushed like a bug in the ground …” nos dice ‘Let Down’ con un hermoso tono que nos da un confort ante el tema que retrata. La solución a la incomprensión e inadaptación a una sociedad indiferente se ve cerca cuando”one day I’m going to grow wing, a chemical reaction”. El encierro y confinamiento sentimental es claramente perceptible en ‘Paranoid android’ que nos recalca “Rain down … on me, from a great height”.

Tintes políticos son notorios en ‘Electioneering’, un grito desesperado de soledad lo escuchamos cuando ‘Climbing up the walls’ entra en escena, ‘No surprises’ llega con el reclamo y el ahogo de la vida social agobiante y desesperante, deprimente y decepcionante.

Encontramos un momento de calma, un murmullo de esperanza y un túnel de salida en ‘Lucky’, oh si! “… I feel my luck could change …” se escucha de Yorke, mientras un ambiente melancólico te invade, la inadaptación deja de ser evidente, estas dentro “I’m a roll, this time …”, pronto, ya no te encuentras solo, eres afortunado.

“… hey man, slow down …” lo escuchamos en ‘The Tourist’, dirigiendo a sí mismo o a dios, el atraganto es grande y la presión no es menor, no será fácil darte cuenta que la tienes, mucho menos librarte de ella, un aviso de precaución.

Después de escuchar todo el disco te encuentras perplejo, pero por alguna razón te encuentras reconfortado y pasivo, como acabo de despertado de un sueño tan real como tu mismo, obtienes libertad de algunas ataduras y algunas libertades te han atado ahora. Ya no percibes esa tristeza de modo drástico y oscuro, lo horrible es tan bello como lo ya conocido. Simplemente un disco PERFECTO.